Seguro de Salud

Por qué necesito un seguro de salud ¿

En este país, tenemos uno de los mejores sistemas de sanidad pública de Europa.
Los mejores profesionales están en la pública. No obstante se trata de un sistema de sanidad que es lento y con frecuentes esperas en algunos puntos fundamentales.
Un ejemplo de lo anterior es la burocracia y el tiempo de espera para llegar a un especialista. Luego el especialista decide realizar otras pruebas. Luego vuelta al especialista. Este periplo puede tomar meses. Si usted tiene una dolencia leve, este retraso será un problema leve.
Si usted tiene finalmente una dolencia grave, este retraso puede convertirse en un problema grave al haberse empeorado o extendido la enfermedad.

Bien es cierto que una vez diagnosticada la patología, los medios de tratamiento suelen ser buenos.
Asimismo, hablando de la sanidad pública, el retraso en el diagnóstico va por barrios. Si la patología es leve, no es el mismo retraso en una gran ciudad como Barcelona o Madrid que el retraso en un Hospital Comarcal. En las grandes ciudades el retraso suele ser mucho más importante.
Si la patología es grave, tendrá que partir del Hospital de proximidad para llegar finalmente al Hospital de primer nivel ( suelen ser los de la principal ciudad de la autonomía en cuestión ), con lo que el tiempo se prolonga.

Con todo lo anterior, tenemos una sanidad gratuita de nivel, aunque con algunas sombras.
La sanidad privada, a través del seguro de salud,  no tiene muchos de los inconvenientes de la pública. Los mejores médicos están también en la privada.
Hay mucha oferta sanitaria privada con lo que las listas de espera suelen ser cortas.
Los medios diagnósticos, por lo menos en la ciudad de Barcelona, son prácticamente inmediatos.
En caso de ingreso hospitalario, la comodidad de la medicina privada es muy superior a la de la medicina pública.

Por los motivos anteriormente especificados, casi un tercio de la población española tiene algún tipo de seguro médico.
Basicamente un seguro médico es aquel que, a cambio del pago de una prima, ofrece unos servicios sanitarios en caso de accidente y/o enfermedad.
En cuanto al tipo de cobertura, existen varias tipologías de seguro de salud. Tendríamos los de sólo hospitalización, enfermedad y hospitalización con copago, Enfermedad y hospitalización sin copago y enfermedad y hospitalización sin copago y reembolso de gastos.

El de hospitalización, incluiría sólo aquellos actos médicos para los cuales es imprescindible estar hospitalizado. Básicamente lo que cubre son las operaciones y pruebas diagnósticas obligatorias. Es un seguro económico ya que la mayoría del uso de un seguro de salud no es en hospitalización sino en asistencia extrahospitalaria.

El de enfermedad y hospitalización cubre tanto las operaciones como la asistencia extrahospitalaria que pudiera necesitar. Aquí entran todo tipo de pruebas diagnósticas, especialidades y centros médicos. Es un seguro mucho más completo que el de enfermedad y la asistencia extrahospitalaria es la cobertura que mayor uso tiene tanto en frecuencia como en cantidad económica.

Para utilizar este tipo de seguro le harán llegar un cuadro médico al que podrá acudir, en caso de patología, y hacer uso del mismo con la tarjeta de la entidad aseguradora.

Este tipo de seguro de salud , puede ser con o sin copago. Con copago significa que una parte del servicio médico la paga el asegurado. Sin copago quiere decir que la compañía asume todo el coste del servicio.

Para finalizar, tenemos el seguro de rembolso. Además del funcionamiento anteriormente explicado para seguro de enfermedad y hospitalización sin copago, usted puede ir a cualquier otro especialista que no se encuentre en el cuadro médico de la compañía. Usted aportará la factura y usted recibirá en su cuenta corriente un porcentaje del total factura. Normalmente es un 80%. Esta es la modalidad de seguro de los anteriores con un coste superior ya que la cobertura es mucho más amplia.

Pero hay otros muchos elementos a valorar.

Uno de los principales es la cobertura geográfica. Existen muchas compañías con una cobertura geográfica limitada. Algunas están centradas en alguna comunidad autónoma, incluso comarca. Suelen tener un muy buen servicio dentro de su área geográfica. Fuera del mismo, la calidad del mismo suele reducirse mucho. Cada vez más la gente se mueve, la gente mayor se cambia de domicilio para la jubilación. Por ello, es importante que un seguro de salud tenga una cobertura geográfica nacional.

Otro elemento es la amplitud del cuadro médico. Algunas compañías tienen un cuadro médico muy escueto. Normalmente va relacionado con lo que las compañías pagan a los médicos. Cuanto más paguen, más médicos tienen interés en entrar. Recomendamos un cuadro médico amplio en cada especialidad, para que usted pueda elegir entre varias opciones.

Otro elemento son las autorizaciones para pruebas diagnósticas. En algunas compañías, hay que pedir autorización por todo y en otras esto es más laxo. Para evitar complicaciones y posibles denegaciones de cobertura, recomendamos que la compañía a elegir tenga una política laxa de autorizaciones.

Es importante analizar el periodo de carencia de las diferentes opciones de seguro. La carencia es el tiempo durante el cual, tras la contratación de una póliza la póliza no va a darle servicio. Suelen ser pruebas diagnósticas, embarazo e intervenciones no urgentes. Lo que quiere la compañía es que nadie entre en una póliza con la voluntad inmediata de hacer uso de por ejemplo, una operación. Es importante remarcar que la mayoría de las compañías anulan el periodo de carencia si se proviene de otra póliza médica.

Otro tema principal es la política de aumento de precio. No nos engañemos. Opciones de 35 euros no son sostenibles a largo plazo. Muchas compañías juegan con ir recuperando ese buen precio con subidas importantes en años siguientes. Los corredores sabemos cuáles son esas compañías. Pregúntenos y le asesoraremos.

Y creo que el mejor consejo que puedo darles es el siguiente. No piense en el seguro medico como un seguro que cambio cada año en función del precio. Busque la calidad a largo plazo, ya que seguro medico debe ser un seguro para muchos años. Sólo debe cambiarse en caso de subidas ridículas por parte de la compañía.

Imaginemos la siguiente común situación. Contratamos un seguro barato, con pocas coberturas y limitaciones. De repente, le encuentran una enfermedad. Aunque no sea grave, pocas compañías le querrán ahora como cliente sin tener excluida dicha enfermedad. Queda por tanto usted cautivo de un mal seguro ya que si marcha, nadie le cubrirá esa enfermedad.

La contratación de un seguro medico es por tanto una reflexión que debe ser meditada y valorada, teniendo en cuenta como mínimo todo lo anterior.

Busque un corredor de seguros de confianza. Él podrá ayudarle en todo el análisis que acabamos de mencionar.

https://www.myc.es/index.php/blog/

https://www.linkedin.com/in/andresmartincachon/