Valor real vs Valor de nuevo

El objetivo de este artículo es aclarar algunas dudas sobre la cobertura de responsabilidad civil, que vemos que generan ciertas dudas entre nuestros clientes. Especialmente aquellas relacionadas con el valor de nuevo vs el valor real en el ramo de responsabilidad civil.

En seguros hay que partir de una premisa.

Los seguros cubren, en las condiciones que marca el contrato, hechos accidentales y no previsibles por parte ni del asegurado ni de la aseguradora.

Asimismo, en la ley del  seguro, se incluye un artículo que indica que los contratos de seguro no pueden producir un “ enriquecimiento ilícito” en el asegurado y que su contratación  no puede perseguir dicho propósito.

No obstante, existe la creencia generalizada de que los seguros lo cubren todo. No es así.

Cubren lo que está estipulado en el contrato de seguro.

Existe otra creencia generalizada, en algunos ramos de seguro,  de que si algo se daña, debe ser repuesto o indemnizado por un elemento nuevo.  Esto tampoco es así siempre.

Vamos a empezar por un caso simple. Vamos tranquilamente conduciendo y un desalmado nos invade, y nuestro coche queda siniestro total.  Haremos el supuesto positivo y pensaremos que no existen lesiones.  ¿Qué cubrirá la compañía en este caso?  Cubrirá el valor de mercado del vehículo en cuestión, lo llamado en el ramo de autos, el valor venal.  Esto es algo que todo el mundo ha escuchado y que está bastante interiorizado en la sociedad.  Sí es verdad que existen un par de compañías que, excepcionalmente, aplican el valor de nuevo durante los dos primeros años desde que el coche se matriculó.

Ahora vamos a imaginar un siniestro de otro ramo.  Responsabilidad Civil. Responsabilidad Civil puede ser puede ser una póliza por si misma ( por ejemplo,  póliza de responsabilidad civil de instaladores, de médicos, de abogados …. ), o puede ser una cobertura dentro de otra póliza ( póliza de comercio, póliza de hogar, póliza de industria …. ).

En cualquier caso, el valor en caso de indemnización es similar. Se indemnizará por los daños directos a terceros y siempre por el valor real.  Por daño directo, entendemos , por ejemplo, una fuga de agua que estropea un armario. Si el armario es de un comercio y dicha fuga no permite que el comercio pueda abrir, ningún seguro de Responsabilidad Civil cubrirá ese perjuicio , al no ser un daño directo, sino un perjuicio consecuencial o daño  indirecto. Dichos daños, están siempre excluidos de las pólizas de responsabilidad civil.

Y por valor real, en este caso, se entenderá lo siguiente. Imaginemos dos supuestos. Es un armario con un año de antigüedad. Lo más seguro es que el perito diga que es nuevo y lo valore como un armario nuevo.

Ahora vamos a imaginar que es un armario con 15 años de antigüedad, un armario ya con un determinado desgaste. En función de unas tablas de amortización, el perito aplicará la depreciación de ese armario. Ese armario, después de 15 años, lo normal es que haya tenido uso y su estado no sea perfecto. Por tanto, cogerá el valor de nuevo y le aplicará un porcentaje de depreciación en función de su antigüedad y estado.

A menudo, nos encontramos con siniestros, donde los elementos afectados tienen una cierta antigüedad.  Todas las pólizas del mercado de responsabilidad civil. , aseguran daños directos y a valor real. La peritación puede ser ejemplar, pero hay depreciación y a menudo ni el cliente ni el perjudicado comprenden la situación.

Esperamos con este artículo, aclarar un poco más los conceptos relativos a la responsabilidad civil y la valoración de los daños.

Pueden ponerse en contacto conmigo ante cualquier duda que puedan tener.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *