El primer elemento, como base de cálculo es la base de cotización. En un trabajador por cuenta ajena, es aquella casilla de la nómina indicada como base de cotización y que incluye todos los conceptos de abono, menos algunos como dietas.

En un trabajador autónomo, es diferente. El trabajador autónomo, puede decidir, hasta cierta edad, cuanto cotizar. No obstante, la mayoría de los trabajadores autónomos cotizan por el mínimo, eso es en el año 2018, 919,80 euros, que se corresponde al pago mensual de algo menos de 300 euros en su recibo de autónomos, sino es administrador de una empresa.

Imaginemos que usted es autónomo y que fallece, dejando una mujer y un hijo menor de 18 años.  Su viuda cobraría un 52% en concepto de pensión de viudedad y un 20% en concepto de pensión de orfandad. En total sería un 72% sobre 919.80 euros. Es decir 662 euros.

Si fueran dos hijos menores, sería un 20% adicional, un 92%, es decir 846 euros.

Si tuviera tres hijos menores, estaría topado a la base de cotización, cobraría 919.80 euros.

En el caso de una invalidez absoluta, la seguridad social le pagaría en 100% de la base de cotización, eso es 919.80.

Serían cualquiera de estas cantidades suficientes para el mantenimiento de su estructura familiar ¿¿

Es muy similar para el caso de trabajadores por cuenta ajena. Si usted tiene una base de cotización de 2000 euros, se cobraría por viudedad ( 52% de la base de cotización ), 1040 euros,  por orfandad de un hijo menor 1440, por dos hijos menores ( 92% de la base de cotización),  1840 euros.

Uno de los problemas principales es cuando nos encontramos con rentas altas.  Aunque cotice en bases máximas, la pensión máxima a percibir será de 2580 euros.

Por ejemplo, para una base de cotización de 3800 euros ( salario por todos los conceptos ), correspondería una pensión del 52%, eso es 1861 euros.

En la mayor parte de los ejemplos anteriormente expuestos, vemos que difícilmente una familia podrá mantener un nivel económico similar en caso de que Ud. no esté.  Difícilmente una familia acostumbrada a unos ingresos de 3800 euros ( por ejemplo ), podrá ajustar su economía a unos ingresos de 1861 en caso de viudedad.

Estos montos deberían planificarse adecuadamente para, en caso de pérdida de uno de las personas que aportan ingresos a la unidad familiar, la salud económica familiar no quede resentida.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *